jueves, 4 de enero de 2018

Marion (English version)

“Come on Dad, it’s my turn to use it! You’ve used it all week!”

“But I don’t want to give it up!”

“You promised we’d take turns every week, and it’s already Sunday! My day starts now!”

“Well then,” Dad said, looking dejected.

He moved his head back and forth, and his head started coming out of his mouth. With each movement, more of Dad’s real body came into view. Dad’s flab and big belly, after some struggling, came totally free, leaving below him Marion’s sculpted body. 

Marion was Dad’s personal trainer in the gym when he decided to get in shape for his health. It became usual for my dad to be away from home at the gym when I would get home from school, but one day, things changed. A noise came from the kitchen. The sound of plastic wrap opening filled the mostly empty house. Believing it may have been an intruder, I sneaked towards the sound. I was extremely surprised to see a massive, muscular stranger standing in the kitchen, eating cookies.

He spotted me and jumped, startled. He tried to tell me he was my dad. He told me this whole story of how he found pills that got him into Marion’s body, and promised I could use them too. Unfortunately, or maybe fortunately, Dad lost the pills that can return Marion to his living form. Now he, or it, is forever stuck as a suit to be worn.
Anyway, after leaving Marion on the ground, my Dad went off to prepare lunch. I finally got to take my turn as the head trainer at the best gym in town.

I put on the suit as quickly as I could, since I was so eager to get in, but the whole process was very exciting. I adjusted his big limbs in place and placed his face over mine to finish the procedure.

I was finally Marion. I felt so tall, and everything looked much lower. I started to move my swollen muscles, touching them, and I realized with a gag that Dad didn’t bathe. The stench of sweat filled my nostrils.

“Dad! Why didn’t you bathe Marion,” I shouted angrily in my now deep voice.

“I just forgot, son. You know I like his smell,” my father replied.

“God, but it STINKS!”

I can’t deny that I enjoy his masculinity and the essence that comes along with it, but right then it was too much and it was disgusting! Oh well, it’s not exactly a chore to bathe that beautiful body. I thoroughly scrubbed every inch of Marion’s muscled body. Marion’s body was so defined, his face so handsome! I could get any guy I want!

I dressed in a tight blue T-shirt that showed off my pecs and abs, black pants, and white tennis shoes. I ran down the stairs to see that dinner was already on the table.

To be continued...

Las Aventuras de Tim (The Adventures of Tim) pt.1

Hi! This is Conrad, long time no see! Sorry for disappearing for a long time. A lot of complicated stuff happened, but I won't bore you with the details or make excuses. Instead, please enjoy this wonderful story in English!

Hola! Soy Conrad, mucho tiempo sin verte! Lo siento por desaparecer  por un largo tiempo. Muchas cosas complicadas me sucedió, pero no te aburriré con los detalles y no haré excusas. En lugar, por favor disfruta de esta maravillosa historia en inglés!

I know I can’t do this all the time, but I love it SO much. I’m extremely thankful to my family for this gift they’ve passed down to me.

My mom’s family is sorcerers. They’re not like what you read in books or see on TV. They don’t cast spells or wield magic through their hands. The only characteristic of their magic is they either have the power of mind control or possession. Each generation alternates. My cousin Ivan got mind control, but I got possession, thank goodness, because I think it’s the best skill out of the two.

Here is the story of when I discovered it:

I was on my way home from school and decided to interrupt my normal city bus ride to stop at the mall first. I wanted to get a specific book I had needed for a while, and now was a good time to stop and get it. I browsed the small bookstore for a while unsuccessfully, and suddenly, right before I was about to give up and leave, I heard, no I felt, a rumbling, deep, extremely resonant voice. I look up to the checkout counter and see a mountain of muscle straining against a tight white spandex shirt. It really showcased his giant biceps and monstrous pecs. The man grabbed his gym bag and left the store.

A strange impulsion washed over me and I immediately left the store and started following him around the mall, eventually ducking behind him as he entered a sports shop. I hid among the clothes so he couldn’t see me. He took a pair of shorts and a shirt and went to the changing rooms. I followed him to peek into the changing room he hadn’t bothered to close, and suddenly he came out. I tried to turn around and run, be he still didn’t see me, crashing into me. After the collision, I turned around to apologize, but strangely did not see him anywhere.


I was startled by my voice. It was so deep and rumbly. I focus on the mirrors in front of me, and my reflection wasn’t the same. There was no skinny little boy with nothing on his bones! Instead, I saw a MAN wearing a black shirt being strained by his bulging muscles.

“Oh my God, that’s ME!?”

I approached the mirror to see more closely and make sure my eyes weren’t playing tricks on me. The reflection is as real as these muscles! I posed and flexed like the bodybuilders I watched on TV, and it looked GREAT.

“Now how do I get out of this body?”

I tried hitting my head against the wall like the cliche goes, but I just ended up injuring myself. Now that I had finally uncovered my magic, I didn’t know how to use it! I decided to just enjoy myself in the meantime.

I gave up and went back into the changing room, grabbing the white shirt he had discarded on the bench. I changed from the black one he had grabbed from the shelf into the white one he wore in, and I revelled in feeling the resistance from the shirt as it stretched over my ripped shoulders and lats. I brought the black shirt to my new handsome face and sniffed the manly scent that he had imprinted into it in the short time he wore it.

I decided to leave the store, purchasing the new shirt and shorts on my way out. It wasn’t my money, but they looked too good on him not to get them. I tucked them into my bag, and on the way out, I saw the cashier’s eyes lingering on me.

I then decided to head towards my favorite restaurant, but this time would be special. I wanted to order the special Monster Burger they offer, since every time I had tried to order it before, they had told me I was too young to get it. While I waited for my order to come, lots of people turned to gawk at me. Men, women, children, even one kinda cute guy who winked at me after I caught him staring at my big pecs.

My order finally came, and I could see why they had always turned me down before; the burger was enormous!!! It was absolutely unbelievable in size. The waiter told me that if I finished it all, it would be totally free. Wow! As I dug in and made progress into the massive burger, I kept feeling like I couldn’t fit any more, but somehow this hunk always had plenty of room left.

When a good bit less than half of it was left, other patrons started gathering around the table in disbelief. As I got closer and closer, the crowd began cheering at each successful bite. The applause grew to a boiling point when the final bite was conquered. The waiter took a picture of me and I gave him a cocky smirk and a nice flex of the bicep.

I left the restaurant after the party atmosphere finally dissipated and made my way to the bathroom. Opening the door to the restroom with ease, I stop by the mirrors and give myself another little flex show. I notice how big my belly got with the huge meal I just had and give it a loving pat. Suddenly, right when I least expect it, I’m standing behind the hunk and I’m looking right at his broad, muscular back. I checked my arms and legs, and everything was in order. I was myself again.

“God, I shouldn’t have finished that burger,” I hear the man’s deep voice say as he turns around and pushes his way into a stall.

sábado, 1 de julio de 2017


Hola chicos! Cómo han visto me he desaparecido por mucho tiempo y los he dejado con historias incompletas. He leido sus comentarios, y perdon que no les haya comtestado, espero poder terminar las continuaciones de las historias que deje inconclusas para que ustedes las puedan leer.
Tambien les debo una gran disculpa por desaparecerme sin dejar aviso, pero perdi mi concentración al escribir historias gracias a la universidad jeje.
Asi que por ultimo, me he propuesto a escribir varias historias en estas vacaciones y me gustaría que ustedes participaran en ellas, dandome sus ideas y de lo que gustaria que pasara en la trama. Les dejo mi correo al cual podran mandar sus ideas, o simplemente dejarlas en los comentarios.
Mi correro: ezkky96@hotmail.com

Ah! Antes de despedirme, el nombre del blog da referencia a que es en español e ingles, así que pronto saldrán las historias en los dos idiomas. Gracias
Nos vemos pronto, los quiero!

Hey guys! As you have seen I've been gone for a long time, but now I'm trying to start writing again to finish some stories that I left unfinished and write new ones. So now I'm asking for your help, I mean, I'm receiving commissions about what would you like to see in the blog, I'll leave my email or you can leave your idea in the comments section.
My email: ezkky96@hotmail.com
And as you can see the posts stoped being translated but it wasn't my fault, the guy who was translated them disappeared and I don't know where's  him or why did he stopp emailing me. I will start translating them myself.

See soon you guys!

jueves, 2 de marzo de 2017

Las Aventuras de Tim pt.1

Sé que no puedo estar todo el tiempo haciendo esto, pero me encanta. De verdad agradezco a mi familia por este don que me han heredado. 

La familia de mi mamá son brujos, pero no son los típicos brujos de hechizos y cosas malas, ellos son distintos; no tienen magia con las manos, ni conjuros. Lo único que los caracteriza es que pueden controlar la mente de otras personas o poseerlas. Cada generación se pasa una habilidad, el poseer o controlar, a mi primo Ivan le toco el de controlar y a mi el de poseer, creo que es el mejor don que existe. 

Lo descubrí una vez que iba de camino a casa y decidí bajarme del autobús para ir al centro comercial. Estaba buscando un libro que tenía ganas de leer, cuando levante la vista al escuchar una voz bastante gruesa que podía sentir las vibraciones en mi propio pecho, era un hombre con grandes músculos que vestía una playera blanca haciendo resaltar sus brazos y sus pectorales. El hombre tomo su bolsa y salió de la librería, pero por algún impulso extraño que salto a mis piernas salí en seguida de él y lo seguí por todo el centro comercial hasta que llegó a una tienda deportiva. Me escondí entre la ropa, para que no me descubriera, tomó unas playeras y unos short para meterse en los probadores. Cuando buscaba en cual cubiculo se había metido, salió y chocamos, cuando me volteé para pedirle disculpas no lo veía por ningún lado.
“Señor...” Me sobresalto bastante al escuchar mi voz y en los espejos que están en frente mi reflejo no es el mismo, no se ve el pequeño niño escuálido sin nada de grasa, en cambio veo al señor con grandes músculos y una playera negra que se estaba probando. “O M G, ese soy yo!?” 
Me acerque al espejo para poder notar mas de cerca y comprobar que no se trata de una broma. El reflejo es real y mis músculos son reales! Hice varias poses como lo hacen los culturistas en la tele y me veía  grandioso.
“¿Ahora cómo le hago para salir de aquí?” Me puse a pensar un momento como rayos entre en su cuerpo, pero intento salirme chocando con la pared pero sólo me lastimé yo solo. “No lo sé, pero disfrutare el momento.”
Regresé al probador y me quito la playera que traía puesta, me pongo la blanca su odor se quedo impregnado y lo disfruto mientras paso la playera por mi rostro.
Salgo de la tienda y decido ir a un restaurante, pido el especial del día siempre lo he querido pedir pero me terminan diciendo que soy muy chico para eso. Esperando mi orden, muchas personas voltean a verme; hombres, mujeres, niños, incluso un muchacho me guiño el ojo cuando lo descubrí viendo mis pectorales.
Mi orden llegó a la mesa y ahora veo porque me decían eso, es una hamburguesa gigante!! No lo podía creer. Los meseros me dijeron que si me la terminaba toda era totalmente gratis. Mientras más avanzaba con la hamburguesa, siempre creía que ya no podría comer mas pero mi cuerpo aun tenía muchísimo espacio. 
Faltándome menos de la mitad, gente empezó a acercarse a mi y ver cómo llegaba al final de cada bocado, comenzaron a gritar y victoriarme por mi hazaña de un campeón. Los aplausos y las emociones crecieron, los meseros me tomaron una foto y yo les regale una sonrisa y un buen bicep flexionado.

Saliendo del restaurante después de toda la fiesta que me hicieron, me anduvo del baño. Abriendo la puerta de los inodoros me detengo en el espejo y hago mis poses de nuevo, mi panza esta grande ahora por tanto que comí y le doy una palmada. Cuando menos me doy cuenta, en frente de mi esta el señor musculoso y yo estoy a sus espaldas. Reviso mis manos y mis piernas, ¡todo es normal ya! Soy yo otra vez.
“¡Dios, no debí terminarme esa hamburguesa!” Escucho al hombre decir antes de darse media vuelta y meterse en uno de los retretes.


jueves, 9 de febrero de 2017


"Vamos papá es mi turno de usarlo, ya lo usaste toda la semana!”
“Pero no quiero dejarlo”
“Nos toca cada semana, y ya es domingo! Mi día empieza!”
“Bueno pues” dice mi papá poniendo cara triste.
Mueve la cabeza de izquierda a derecha, su cabeza comienza a salir de la boca del traje y cada vez se puede ver más el verdadero cuerpo de papá. Su panza y su cuerpo gordo se hacen visibles, dejando abajo el escultural cuerpo de Marion.
Marion era el entrenador de papá en el gimnasio, cuándo había decidido ponerse en forma para tener una mejor salud. Un día que llegue de la escuela, era común que mi papá no estaba porque era su hora de estar en el gimnasio, pero ese día fue distinto. Había ruido en la cocina, como si estuvieran abriendo un paquete de galletas se oía por toda la casa, camine sigilosamente en dirección al sonido. Me sorprendió ver a un hombre musculoso parado a la mitad de la cocina y comiendo galletas de azúcar. 
El hombre se sobresalto y me dijo que era mi papá. Me contó toda la historia de cómo consiguió las pastillas para entrar en el cuerpo de su entrenador y me dijo que yo también podría usarlo.m
Marion quedo sin vida, mi papá perdió las pastillas que lo podían regresar a la normalidad, pero ahora sólo es un traje que usamos los dos.

Dejando a Marion en el piso, mi papá se va a la cocina para preparar el almuerzo y es mi turno de usar al entrenador del mejor gimnasio del pueblo. 
Me termino de poner el traje y me acomodo bien todo el cuerpo, pongo su rostro sobre el mío para que termine el proceso. 
 Ahora todo queda mas abajo, soy mas alto y empiezo a mover mis músculos. Los empiezo a tocar y me doy cuenta que mi papá no lo ha bañado y me llega el fétido olor a sudor.
“Papá! Desde cuándo no bañas a Marion?” Grito enojado con mi voz profunda y varonil.
“No recuerdo, hijo! Sabes que me gusta su olor!”
“Dios, pero apesta!” No puedo negar que su esencia masculina no me guste, pero ahora si que da asco!
Me meto a bañar, me limpio bien cada parte de mis músculos. Me encanta usar a Marion, su cuerpo esta tan bien definido, su cara es muy guapa, puedo conseguir a cualquier chico que quiera!
Me visto con una playera azul, que hace que resalten mis pectorales y mis abdominales, un pantalón negro ajustado y mis tenis blancos.
Bajo corriendo las escaleras y el almuerzo ya esta listo sobre la mesa.


lunes, 12 de septiembre de 2016

Día Del Padre lll

No quería publicar la historia sin terminar, pero aquí les dejo lo que tengo escrito, tal vez haya cuarta parte, pero esa no es muy segura. 
Una gran disculpa, espero y disfruten la tercera parte.

Sofí POV
Tengo miedo de que mi papá me regañe, ni yo me esperaba cambio tan drástico.
Salgo de mi habitación para poder ir a ver a mi papá, cuando lo deje su transformación estaba casi completa. Al abrir la puerta de su habitación, un grito de una voz muy chillona suena por toda la casa, identifico de donde viene y haciendo mucho ruido con mis pasos, porque mi nueva altura y mi aumento de peso hasta hacen que la madera rechino al pasar.  
Al llegar al baño, un niño con una playera amarilla y un short de mezclilla, está parado sobre una silla y así poder ver su reflejo en el espejo. El niño voltea a verme y su cara de susto se convierte en una con muchísimo más temor, su rostro palidece como si se fuera a desmayar.
"Papá, te encuentras bien"
Al escuchar la palabra 'Papá' su rostro cambia y vuelve a tener color, pero esta vez se pone de un rojo tomate.
"¿Sofí, tú hiciste esto?" el pequeño niño me pregunta, señalando con sus pulgares su pequeño cuerpo.
"Sí, ¿no te gusta?"
"¡Claro que no, soy un niño ¿En qué estabas pensando?!"


Después de un tiempo de discusión sobre el cambio, a mi papá le da hambre y decide que bajemos a comer. 
"¡Por dios, hija! ¿Me podrías alcanzar la mayonesa, por favor?"
Es tan pequeño que no logra alcanzar la parte alta del refrigerador, se ve tan lindo. Un pequeño niño, intentando actuar como un adulto. 

Terminamos de comer los sándwiches que mi papá empezó y que yo termine haciendolos porque sus manitas se cansaron.
"Ahorita vengo, papá, me voy a bañar" jaló el cuello de mi playera y un olor desagradable emana de ella "estoy empezando a tener un mal olor."
"Jajaja, pero quieres ser un hombre adulto y al ser un hombre adulto vienen los malos olores de las hormonas corporales."
Llegando a la regadera, comienzo a quitarme la playera y es la primera vez que veo mi cuerpo actual, es bastante grande; esos pectorales amplios y con un six-pack debajo de ellos, soy un total adonis. Continuo quitándome la ropa, sigo con mi pantalón y al ver mis boxers que sostienen un gran pene, pareciera que no puede contenerlo más. Mis piernas son enormes, son dos grandes columnas de musculo. El momento que más temía, ha llegado y es ver lo que hay dentro de ese boxer blanco. Bajando poco a poco mis nuevos bellos púbicos se van haciendo cada vez más densos.

Papá POV
No puedo creer que mi hija me haya hecho esto, me siento torpe al caminar, inútil al no poder tomar bien las cosas con mis manos, intentar subirme a las sillas es un gran problema al no poder alcanzarlas, quiero hasta llorar.
En lo que mi hija se baña, decido sentarme a ver la TV en la sala. Encendiendo la tele, me sorprendo que el canal sea uno de niños, mi hija tiene años que no esta por esos canales. Iba a cambiar de canal pero los dibujos que están, llaman mi atención y me quedo viéndolos. 


Sofí POV
No puedo dejar de ver mi inmenso pene, moviendo mis caderas empiezo a sacudirlo y choca contra mis piernas, jajaja esto es muy divertido. 
"¡Auch!" creo que lo hice muy fuerte y ahora me duele mucho mis testículos, los tomo con mi mano para así apaciguar el dolor. Reacciono rápidamente y quito mi mano lo mas pronto que puedo, estoy tocando partes que no debería. No sé de donde sale las ganas de llevar mi mano a mi nariz y oler la esencia que tomo de mi nueva entrepierna; es un olor muy excitante, con solo olerlo mi pene comienza a sentirse duro, volteó a verlo y esta semi-erecto. Mi mano derecha toma consciencia propia y comienza a apretarlo, una ola de placer invade mi cuerpo y continuo ahora yo con el control sobre mi mano y mi pene.
"¡Ah!" mi voz me sorprende, es tan grave y cuando gimo de placer suena tan bien que me siento más caliente. Sin intentar detenerme me vengo, lleno el espejo, el lavamanos y la taza de semen.
Después de tan bella experiencia, mi hora de bañarme comienza y continuo frotando mi nuevo cuerpo, pero controlando mi calentura.
Saliendo del baño, me dirijo a mi cuarto con una toalla al rededor de mi cuerpo y otra en mi cabeza. Entrando no reconozco que sea mi cuarto, ya no es rosa y tampoco estan mis peluches, ahora es de color gris y colores opacos.  Me dirijo a mi closet para buscar ropa, y ya no esta la mía, ahora hay ropa talla XLL y de hombre, me pongo unos caquis y una camisa polo blanca, con mis zapatos de papá.
"En la montaña"  mientras voy bajando las escaleras, escucho la voz de mi papá gritando.
Me acerco a la sala y veo que esta viendo Dora La Exploradora, es como ver a un niño pequeño disfrutando de su hora libre.
"¿Papá, qué haces?"
Al parecer no me escucho bajando las escaleras y se sobresalto cuando le hable e inmediatamente apago el televisor.
"Nada, solo buscando que ver en la TV" tímido y asustado se levanta del sillón.
"Esta bien, no te voy a decir nada, para eso te convertí en un niño; para que pudieras disfrutar tu infancia de nuevo"

viernes, 5 de agosto de 2016


Perdón por haberme desaparecido, pero he estado muy ocupado arreglando mi vida de universitario. Espero poder actualizar en este mes, lo que sí les aseguro que la tercera parte de "El Día Del Padre" sera publicada en este mes. Les dije que ya estaba escrita pero le hice algunas modificaciones y aun no la he terminado con los nuevos cambios, espero lo vayan a disfrutar. 
Gracias por su espera, los quiero.

jueves, 21 de julio de 2016

Dia Del Padre ll

Sofi POV

Es mi turno. Después de haber puesto a mi papá en la cama, es mi oportunidad de tomarme la poción que he comprado para poder celebrar el día del padre.
  Una tienda de antigüedades en el supermercado me llamo mucho la atención y decidí entrar, por sí encontraba algo que comprarle cómo regalo a mi padre, una señora como de unos 80 años me recibe en la puerta y me da una caminata por la tienda. Era incomodo, a todas las tiendas a las que he ido te dejan pasear libremente y ver todo con calma en esta, la viejita me platicaba acerca de las antigüedades que poseía, hasta que llegamos a una estantería llena de esferas de vidrio, todas llenas con un liquido. Se acerco a una de ellas y con unos tubos que saco de la bolsa de su abrigo, los sumergió en un tanque azul y después de haberlo llenado y tapado me los entregó. Me explico que seria un regalo perfecto a mi papá, lo regresaría a tener 8 años y a mi convertiría en un hombre de 30 años, para disfrutar el día del padre.
  Destapo el tubo azul y lo ingiero, el sabor es un poco desagradable, pero te deja un refrescante sabor en la garganta. Todo a mi alrededor comienza a quedarse abajo, corro hacía el espejo para poder ver los cambios que estoy apunto de pasar. No estaba muy segura de querer transformarme en un hombre, pero qué mejor regalo que darle un día de padre e hijo a mi papá. Fue criado por mi abuela porque mi abuelo los dejo por otra, no entiendo que padre es capaz de hacerle algo así a sus hijos, así que la señora aserto en darme esta oportunidad a mi padre.
  En el reflejo me veo mas alta, mis brazos comienzan a expandirse a llenarse de vello, grandes músculos comienzan a brotar y mis bíceps toman una muy buena forma, cómo no hacer unas buenas flexiones para resaltar esos músculos. Mi ropa cambia, mi blusa se vuelve mas grande y se ajusta a mis bíceps tomando un color gris oscuro, mis pantalones negros se hacen grandes y toman un color gris deslavado. Él cambió continua en mi cuerpo y la sensación de músculos adolorido es insoportable, un grito emana de mi garganta y es totalmente diferente, no suena como mi voz, suena distinta. Mis pechos se desinflan y estoy totalmente plana, no pasa ni un segundo cuando se vuelven a inflar pero ahora son cuadrados y duros, el dolor del pecho es fuerte pero soportable. Mi playera se empieza a sentir incomoda por lo ajustada pero es como si estuviera hecha para contener todos estos músculos. Mis piernas tiemblan, sé sacuden, es como si hubieran dejado un caer una bomba en mis pantalones porque de la nada se llenan, con mis manos decido aventurarme para tocar mi pantalón. Un dolor en mi entrepierna no me deja llegar a mis piernas,  siento como sí el mundo se detuviera y todo el dolor existente se uniera para dar su máxima capacidad justo en mi vagina. El dolor es tan insoportable que mis piernas se doblan y hacen que termine en el piso, mi vista se torna borrosa y pasa a ser totalmente oscuro. 

Dios, qué mierda, fue el dolor más insoportable que he sentido. Aún sigo en el piso, sigo hecha un ovillo. Empiezo estirando mi pierna y el dolor sigue ahí pero ya no tan intenso cómo antes. Poco a poco voy estirando cada una de mis extremidades, y cada articulación truena, cada parte de mi se siente diferente. Me pongo de pie, me mareo y pierdo un poco el equilibrio, doy unos pequeños pasos al frente y cada paso me sorprende jamás había hecho tanto ruido con mis pies. 
Estoy en frente del espejo, no puedo creer que en realidad sea un hombre pero no cualquier hombre, soy un hombre con grandes músculos que parece cómo si mi camisa estuviera a punto de partirse en miles de pedazos de tan ajustada que esta a mi cuerpo.

miércoles, 20 de julio de 2016

Día Del Padre

 Perdón por la desaparición, pero mi computadora se lleno de virus y las pocas historias que tenia escritas creí haberlas perdido, pero no fue asi. Esta historia la pensaba publicar el día del padre, como es el nombre de esta, pero un día antes sucedio lo del virus.
Bueno, esta historia esta dividida en tres partes, aquí va la primera parte, mañana publicare la segunda.

•••••          •••••••••••••      ••••••••••          •••••         •••

 “Gracias, cariño”
  “De nada, papi”

  Sofi, mi única hija, me levanto temprano con un delicioso desayuno que me llevo a la cama. Hoy es el día del padre y es el único día que puedo pasar entero con mi hija.
  Su mamá y yo nos hemos divorciado hace varios años, llegamos a un acuerdo de con quién se quedaría nuestra hermosa niña, yo solo la puedo tener máximo dos semanas cada tres meses  y casi no la veo por mi trabajo ajetreado. Hoy, tengo un día completo para disfrutarlo con mi hija de 16 años.
  Después de haber terminado el desayuno, Sofi se quedó conmigo en la cama viendo la tv. Se levanto y dijo que iba por otra sorpresa para mi. De verdad que sí la amo, es lo mejor que pudo haber llegado a mi vida, ella cree que es el motivo por el cual nos separamos su madre y yo, pero fue porque ella me había engañado con su jefe.
  Sofi, entra al cuarto con una caja en un envoltorio azul y un moño amarillo.
  “Felicidades, al mejor papá del mundo” me dice mientras lanza confeti y me extiende la cajita azul.
  “Hahaha, gracias hija, no tenias porque comprarme un regalo”.
  “Claro que tenia, papá”.
   Me da un abrazo y un beso en la mejilla “Este regalo cambiara tu vida”.
   No entiendo el porqué ha dicho eso. Sofi, se queda sentada en la orilla de la cama, con las piernas cruzadas. Lleva puesta su pijama de conejito, la que le regale en su cumpleaños pasado. A pesar de tener 16 años Sofi, no es la típica adolescentes que odia pasar el día con sus padre, siempre le gusta salir conmigo y que la trate como una reina.
  Abro la caja rompiendo la envoltura azul y cuando lo destapo no esperaba encontrarme con un bote de vidrio con un liquido entre azul y verde.
  “Qué es esto, hija” 
  “Tú obsequio”
  “Si, es mi regalo pero, pero...” No me deja terminar cuando me interrumpe.
  “Solo bébelo, papi”
  Pone ojos de perrito triste, y claro que no le puedo decir que no a esos hermosos ojos. Sin renegar más le quito el corchó al bote y pongo la boca del cristal sobre mis labios. El liquido al tocar mis papilas gustativas tienes un sabor bastante raro, una combinación entre un café americano con menta, no es un buen sabor. Ingiero todo el pomo y la menta hace que sienta como va pasando por toda mi garganta hasta llegar a mi estómago. El sabor mentolado empieza a expandirse  por todo mi cuerpo y viaja a través de mis venas.
  Siento un gran cosquilleo en mi cuerpo, empiezo a temblar, cada parte de mis músculos se empiezan a entumecer a tal grado que soy incapaz de moverlos. Estoy totalmente inmovilizado, la habitación comienza a hacerse mas grande, mi cama queda a la altura de mi abdomen y mi hija que esta para en frente de mi me ve de arriba hacia abajo. ¿Me he encogido o mi hija ahora es una gigante?
  “Papá, qué bonito te ves”.
   Intento hablar, pero mi boca no se mueve ni produzco algún sonido.
  Es como si de pronto apagaran todas las luces y solo quedara un fondo oscuro.
  Despierto en mi habitación, qué bueno que todo fue un sueño. Doy un salto para salir de la cama, por dios desde cuando la cama es tan alta, muevo mis pies para dirigirme al pasillo.  Capto dé reojo a un niño, me volteo inmediatamente y no puedo creer lo que veo reflejado en el espejo.